Archivo de la categoría: LO QUE ME ENSEÑÓ MI VIEJITA

DEL LECTOR AMERICANO …

Ven acá, travieso can. sabes tu nombre cual es? Sabes andar en dos pies ? Vamos a ver, holgazán, si lo aprendes esta vez. Así Perico decía, cuando su padre, que oía tras un árbol, se acercó diciendo con ironía … Seguir leyendo

Publicado en LO QUE ME ENSEÑÓ MI VIEJITA | Deja un comentario

LA RAJA DE MANQUEHUA

Allá fue, en el pueblo de Salamanca. Iba el arriero ya muy de noche cuando se encontró con otro viajero de manta oscura y se hicieron compañía. Entre mate y conversa el amigo lo invitó a una fiesta por allá … Seguir leyendo

Publicado en LO QUE ME ENSEÑÓ MI VIEJITA | 1 Comentario

LAS AVES DE CHILE HABLAN MIJITA!

Un bailarin vuela gritando “que se acaba el mundo, que se acaba, el mundo”, viene el otro y le responde “cierto es” entonces salen los camarones de la orilla del rio y se los zampan de un paraguazo, mientras el … Seguir leyendo

Publicado en LO QUE ME ENSEÑÓ MI VIEJITA | 3 comentarios

LA COSTURA DE LA MANTA

Erase que se era lo que el viento cuenta y lo que no se espera, estera con esterita para secar peritas, estera con esterones para secar orejones, y esta era una vez que se encontró el mandinga con la virgencita … Seguir leyendo

Publicado en LO QUE ME ENSEÑÓ MI VIEJITA | 3 comentarios

LA SANDIA

Tiene que estar de rajarla con luña’ pa’ conocerla cuando esta maura’

Publicado en LO QUE ME ENSEÑÓ MI VIEJITA | 6 comentarios

DON JECHO EL GAÑAN LA HIGUERA Y LA PARRA

Era una vez que don Jecho andaba por los campos peregrinando predicando su santa palabra que se encontró con un gañan a orillas de unos viñedos y este al verlo tan cansado le ofrece una copita de vino pa’ mojar … Seguir leyendo

Publicado en LO QUE ME ENSEÑÓ MI VIEJITA | Deja un comentario

LAS TRES CAUTIVAS

A la verde, verde, a la verde oliva, donde cautivaron a las tres cautivas. El pícaro moro que las cautivó, a la reina mora se las entregó. -¿Cómo se llamaban estas tres cautivas?. -La mayor, Constanza, la menor, Lucía, y … Seguir leyendo

Publicado en LO QUE ME ENSEÑÓ MI VIEJITA | Deja un comentario