LA HORA DEL VAMPIRO XXVIII

Andaba demasiado a color por esta vida, me había olvidado de mis lóbregos resplandores. Me había olvidado de sumergirme en el arcano de mis oscuridades. Sedienta, me precipité de bruces al Católico, ávida del olor a humedad, del silencio sepulcral. Vine a él, y como siempre cambié de color entre sus calles llenas de misterios resueltos y voces definitivas.

 

Yo no sería yo sin soledad. Yo no sería yo si no me doliera de esta forma sobre humana la maravillosa e impactante belleza de la vida. Yo no sería yo si mi cántaro no estuviera repleto de agua, sin que su agua se desbordara incontenible.

 

Encontré una multitud de Cristos congraciados con el martirio, que ya no están tan inmolados. Coronados de nidos espinosos sobre sus hombros en lugar de coronas sangrantes, dispuestos bajo hilillos de luna y tímidos rallos de sol. Cruces negras, árboles resecos que luchan por reverdecer. Hojarasca mecida sobre el piso al compás de los trinos del silencio, del abejorro y de la gota de agua taladrando sobre el mármol de alguna pileta.

El Arquitecto hoy estaba sentado a las puertas de la eternidad con la mesa repleta de pensamientos y la mujer del réquiem se alejaba entre nubes, de la mano de un ángel trompetista escapando al juicio final.

 

Pregunté alguna vez si valía la pena, encontré respuesta, pero no sabía darme a mí una respuesta propia, hasta que recordé entre las horas de mármol blanco, entre los pasos quejumbrosos, entre el céfiro y el sigilo… vale la pena, porque que yo no sería yo si no vibrara con el aire, con la ausencia, con las horas silentes, con las formas oscuras y el brillo enceguecedor de la vida y la muerte…

 

HORAS DE CALIA

 

Horas sedientas de tinta en las venas, de besos negros sobre blanco, horas de palabras, de soledades, horas de paz…

Anuncios

Acerca de almadetinta

Comunicador Audiovisual, Escritora, hija del dibujante NATO, madre, mujer, híbrida de nacimiento, pecadora de palabra, obra y omisión. ¿Por qué escribo? por la misma razón que otros se alimentan y respiran.
Esta entrada fue publicada en LA HORA DEL VAMPIRO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s